logo
Populate the side area with widgets, images, navigation links and whatever else comes to your mind.
Strömgatan 18, Stockholm, Sweden
(+46) 322.170.71
[email protected]

Follow us

Buceo nocturno una experiencia totalmente diferente

Buceo nocturno una experiencia totalmente diferente

«¡El buceo nocturno es pura emoción, aventura y fascinación!»

Pero, ¿por qué harías una inmersión nocturna? En primer lugar, porque el buceo nocturno es una experiencia totalmente diferente. 

Como su nombre indica, el buceo nocturno se practica… ¡de noche!

Hay muchos animales nocturnos que rehúyen la luz del día y es posible que solo los observes durante la noche. También hay criaturas bioluminiscentes que emiten su propia luz, y es bastante mágico verlas.

¿Cómo abordar el buceo nocturno?

Antes de empezar, ¡cuidado! Obviamente, el buceo nocturno no es lo mismo que el buceo diurno.

Cuando el sol brilla, realmente no te pierdes. Vemos allí al menos 360° y mantenemos señales visuales. Hay (casi) siempre una manera de orientarse.

La noche es otra cosa. Los riesgos de perderse se multiplican, incluso en un lugar por el que has pasado decenas de veces en pleno día. Y esto se debe en gran parte a que todo lo que ves está dentro del haz de luz de tu linterna de buceo.

Todo lo que se necesita es un momento de desatención, una pequeña criatura que se cruza en tu camino. Después de haber dado dos vueltas sobre ti mismo mientras lo observabas, ¡estás totalmente desorientado!

¡Entonces, una de las reglas para evitar malas experiencias en el buceo nocturno, es hacerlo en un sitio que conocemos bien de día!

 La oscuridad crea algunos riesgos que los buceadores deben tener en cuenta:

La falla de la linterna es la más obvia; conduce a la pérdida de referencias visuales, incapacidad para controlar la profundidad o para leer instrumentos y controlar la flotabilidad.

Se requieren precauciones como llevar tres luces: una luz principal potente de aproximadamente 1100 lúmenes, una luz de respaldo y una luz de señal.

Ten en cuenta que iluminar los ojos de otros buceadores puede dañar su visión nocturna.

El ritmo de la noche

Una de las primeras implicaciones en el buceo nocturno es el efecto de nuestros ritmos circadianos: cambios físicos, mentales y conductuales  que siguen un ciclo de 24 horas y responden principalmente a luz y a la oscuridad.

La temperatura corporal, la presión arterial, las hormonas del estrés, las secreciones digestivas y el estado de alerta mental siguen un patrón diario que se restablece de acuerdo con los ciclos diarios de luz solar y oscuridad.

De estos, el estado de alerta mental bien puede ser el más importante para un buzo, ya que afecta nuestra capacidad de toma de decisiones.

Un enfoque para minimizar los efectos de la agilidad mental reducida es planificar y prepararse cuidadosamente para las inmersiones nocturnas.

Al hacer que las inmersiones nocturnas sean relativamente simples y realizarlas en entornos de bajo riesgo podemos reducir la posibilidad de que surjan problemas.

Los ritmos circadianos y la fatiga no son los únicos desafíos de factores humanos que enfrentan los buceadores nocturnos, también se presenta una serie de consideraciones fisiológicas y biomecánicas, incluida la nutrición, la adaptación de la visión nocturna y el equilibrio térmico.

Nutrición: una dieta para el buceo nocturno

La nutrición es una consideración importante para los buzos, independientemente de cuándo buceen, pero la estrategia nutricional es particularmente importante por la noche, cuando nos esforzamos por superar los efectos de los ritmos circadianos y la fatiga.

Los tipos de alimentos ingeridos y la frecuencia en la que se consumen tienen un marcado impacto en nuestro estado de ánimo, agilidad mental y reflejos.

Una comida rica en carbohidratos que consiste en pasta, crepes, papas, verduras con almidón y dulces puede aumentar los niveles de serotonina lo suficiente como para inducir no solo una sensación agradable, sino también letargo y la necesidad de dormir.

Del mismo modo, las grasas tienden a prolongar la digestión y robar sangre al cerebro para ayudar en el proceso de digestión. El resultado es fatiga, somnolencia y falta general de alerta.

Una comida con alimentos ricos en proteínas, como carne, huevos y cereales ricos en proteínas y que sea relativamente baja en carbohidratos y grasas, ayudará a promover el estado de alerta mental.

Adaptación de la visión nocturna:

Como la mayoría de los buzos estarían de acuerdo, la diferencia más obvia entre una inmersión diurna y una nocturna es nuestra incapacidad para ver bien de noche.

Nuestra mejor visión nocturna se desarrolla después de un período de exposición a poca luz, un proceso llamado adaptación a la oscuridad.

Esto puede llevar hasta 30 minutos para la adaptación total a la oscuridad, pero 20 minutos con luz roja tenue proporcionarán un grado moderado de adaptación.

La percepción visual reducida puede manifestar problemas adicionales en una inmersión nocturna.  Sin toda la información necesaria, el cerebro puede confundirse, haciendo que el individuo tome acciones inapropiadas.

Para los buzos, la falta de referencias visuales combinada con movimientos rápidos de la cabeza, corrientes u oleaje también puede crear percepciones falsas de movimiento y orientación.

Para reducir el efecto, realice un descenso lento y controlado con los pies por delante cuando bucee desde un barco o en aguas abiertas.

Seguir una línea de descenso o una línea de anclaje y monitorear un profundímetro o una computadora durante el descenso prácticamente elimina el vértigo y la desorientación.

Equilibrio térmico:

Es probable que la temperatura del aire sea más baja durante la noche que durante el día, lo que posiblemente provoque una mayor pérdida de calor antes y después de una inmersión nocturna. Además, no tenemos sol para calentarnos antes, entre y después de las inmersiones nocturnas.

Al igual que con la nutrición y la fatiga, la temperatura corporal tiene un efecto directo sobre los procesos mentales.

Si la temperatura corporal disminuye significativamente, el juicio puede verse afectado. Además, la frecuencia respiratoria puede aumentar en respuesta al frío, lo que hace que el buzo consuma las reservas de aire más rápidamente.

El mensaje final para los buceadores nocturnos es minimizar la pérdida de calor.

Las precauciones contra la pérdida de calor pueden incluir el uso de protección adicional  antes de una inmersión nocturna, incluso en aguas cálidas.

Podemos limitar nuestra exposición al frío limitando el tiempo y la profundidad.

La psicología del buceo nocturno

La sola idea de aventurarse en el agua por la noche puede hacer que tu piel se estremezca de emoción.

De hecho, hay tensiones asociadas con una inmersión nocturna. Quizás el más obvio es el estrés psicológico de enfrentarse a lo desconocido.

Si bien un bajo nivel de estrés al bucear puede ser útil para centrar nuestra atención en la situación actual, demasiado estrés puede significar problemas.

A medida que aumenta el estrés, nuestra capacidad para mantener la conciencia situacional disminuye, degradando nuestra capacidad para realizar las evaluaciones necesarias para una toma de decisiones segura y competente.

El aumento del estrés también puede traducirse en un aumento de la frecuencia respiratoria, lo que hace que las reservas de aire sean una consideración más crítica.

Por ejemplo, una situación de poco aire o falta de aire puede ser más estresante por la noche debido a la dificultad de resolver el problema en la oscuridad.

Por esta razón, los buceadores deben centrarse en la conciencia situacional y vigilar a su compañero durante una inmersión nocturna.

Al permanecer en una posición fija entre sí, los buzos tienen menos probabilidades de separarse y pueden comunicarse más fácilmente.

Al seguir dicho protocolo, se pueden minimizar las tensiones que podrían desarrollarse y la posibilidad de que surjan problemas se reduce en gran medida.

Entrenamiento y Fitness

Las verdaderas claves para que el buceo nocturno sea una experiencia totalmente diferente, segura y agradable son el entrenamiento y la forma física.

El entrenamiento adecuado en habilidades y procedimientos de buceo nocturno, combinado con un programa regular de acondicionamiento físico, forman quizás la mejor estrategia para mitigar cualquier consideración de factores humanos negativos asociados con el buceo nocturno.

Un buen acondicionamiento físico reduce el esfuerzo requerido para completar una inmersión, reduciendo así el estrés psicológico.

Un alto grado de condición física también nos permite desempeñarnos mejor y durante períodos sostenidos cuando surgen problemas y durante una emergencia.

Cuanto más sepamos sobre el buceo nocturno y el entorno en el que estamos buceando, más confianza tendremos en nuestras habilidades para bucear de forma segura y haremos del buceo nocturno una aventura inigualable.

Planeación y preparación adecuada para buceo nocturno

La planificación y la preparación adecuadas contribuyen en gran medida a evitar posibles emergencias.

Empieza por preparar un plan detallado de procedimientos de emergencia y revisa los elementos de este plan antes de entrar al agua.

El plan de emergencia debe considerar contingencias tales como aire bajo, falta de aire, enredo, compañero perdido, desorientación, luces de buceo defectuosas y otros problemas típicos del equipo.

Para compensar la agilidad mental reducida y las dificultades obvias de trabajar en la oscuridad, nuestra estrategia debe ser preparar la mayor parte de nuestro equipo durante el día, cuando nuestra mente está alerta y es más fácil detectar problemas.

Esto deja solo el proceso de vestirse y completar los controles necesarios y las sesiones informativas de seguridad antes de ingresar al agua.

Cuando surge una situación no planificada en una inmersión nocturna, nuestra respuesta debe ser detenernos, relajarnos, respirar normalmente y seguir los procedimientos establecidos desarrollados como parte de la planificación previa a la inmersión.

Precauciones de buceo nocturno

El buceo nocturno no es excesivamente complicado, pero requiere un mínimo de entrenamiento más allá del buceo básico en aguas abiertas.

Antes de intentar una inmersión nocturna, asegúrate de recibir la formación adecuada. 

Los siguientes consejos de planificación y precauciones pueden ayudar a que tu buceo nocturno sea más seguro y agradable:

Siempre evalúa un sitio de buceo a la luz del día antes de intentar una inmersión nocturna.

Evita el buceo nocturno en condiciones de mal tiempo.

Disfruta de una buena comida antes de una inmersión nocturna, pero evita el consumo de alcohol por mínimo que sea.

No bucees a menos que estés bien descansado y caliente.

Comienza siempre una inmersión nocturna con al menos dos luces de buceo por buceador.

¡Un aspecto importante del entrenamiento de buzo nocturno es practicar las habilidades de emergencia y los simulacros requeridos en un ambiente oscuro!

Mantente cerca de tu amigo: la distancia entre los buzos en un equipo de compañeros nunca debe ser mayor de cinco a seis metros, especialmente cuando se bucea de noche.

¡Se dice que el buceo nocturno abre una puerta a otro mundo; es una experiencia totalmente diferente!

¿Estás listo para una aventura alucinante y extrema?

¿Estás listo para Azimut extremo outdoor?

Contacto:

Uruguay
+598 99 987378

Colombia
+57 311 8764280

Escríbenos: [email protected]

 

No hay comentarios

Responder